Valparaíso 25.02.2016 /// Van tres años del asesinato de Juan Pablo Jiménez, el dirigente sindical de la empresa contratista Azeta. Y van así mismo, 3 años de escuchar la surrealista “tesis de la bala loca”: un proyectil que sorteó alrededor de un kilómetro a través de una población para dar justo en la cabeza del dirigente; una bala atribuida posteriormente a un menor de edad : el único entre 8 persona causantes posibles de disparos.

http://rivalmedios.org/


Comentarios