El pasado domingo 17 de enero de 2016, en el Hospital Gustavo Pereira de Valparaíso, murió Geraldo López, más conocido en la Bohemia Porteña como  “El Mariposa”, integrante del Grupo Los Chuchos.

Conocido en bares y restaurantes porteños entre el Mercado Cardonal y El Liberty de la Plaza Echaurren, agitaba sus dedos como alitas de mariposa mientras paseaba entre las mesas de parroquianos, turistas y comensales, entonando, junto a Los Chuchos, las ya tradicionales melodramáticas canciones porteñas.

Sus funerales fueron una fiesta, un desborde dionisiaco espontáneo surgido desde las entrañas del ser porteño. Desde la Matriz al Cardonal y hasta su último destino, al cementerio de Playa Ancha, hubo jolgorio: cantos populares, exceso de bebidas y fiesta capaces de opacar cualquier atisbo de tristeza; aunque a muchos se les contrajo el corazón al ver pasar el carro mortuorio al son del grito “Vuela Mariposa, Vuela”.

Pero poco se sabe de él, de su vida, de su vivienda, ¿en qué condiciones vivía, cómo era su estado de salud? ¿Cómo soportaba las tragedias, las miserias del Puerto? Quizás, ¿cuánto sufrió tras la alegría que dejaba el agitar de sus manos aladas? Porque lo vimos reír y cantar con el corazón, más nunca supimos sus tristezas, sus carencias, o su soledad.

El Mariposa fue el  personaje que Geraldo encarnó para hacer verdad la gran mentira de Valparaíso y su bohemia; para hacer de la ficción una realidad que existe en hombres y mujeres que de ella beben hasta la embriaguez.

Mariposa: en tu último vuelo, en vez de penas, le diste una gran fiesta a tu gente.

Texto: Memoria Punk

Video: O. Rival

http://rivalmedios.org/


Comentarios